Consejos para hacer las visitas de los niños al dentista, más amenas

Consejos para hacer las visitas de los niños al dentista, más amenas

Las visitas al dentista resultan tenebrosas incluso para los adultos, de hecho muchas personas aseguran que posponen sus visitas anuales debido al nivel de ansiedad que visitar a su dentista les genera, si un adulto muestra esta temor, no es de esperarse que un niño reaccione de mejor manera.

Para los niños, acudir a su primera visita al dentista puede ser verdaderamente traumático, si no se toman una serie de medidas para hacer este proceso más ameno, si desea que el dentista no inspire temor en su pequeño siga los siguientes consejos.

  1. Omita los detalles.

El mundo del dentista es totalmente desconocido para su hijo, si bien puede aclararle algunas dudas, lo ideal es que sea lo menos especifico posible sobre el proceso, deje que sea él quien descubra todo con su experiencia, ya que, puede predisponerlo a tener aún más miedo. Por supuesto, no se trata de engañar a su hijo, solo omitirá especificar a qué se está sometiendo, explique lo general, pero no incluya palabras negativas como pinchazos, dolor, u otros términos similares.

  1. Organice visitas tempranas.

Lo ideal es que su hijo visite al dentista durante su primer año de vida, de esta forma desde muy pequeño estará familiarizado con este especialista y las visitas posteriores serán menos estresantes. Las visitas tempranas al dentista no solo evitarán que su pequeño sufra ansiedad luego, sino que además será garantía de una salud bucal óptima desde muy pequeño.

  1. Elija un buen dentista.

Muchas veces, el temor al dentista radica en una mala experiencia con algún especialista malhumorado, cuando se trata de niños lo ideal es que sean atendidos por un dentista con un buen sentido del humor, paciente, dispuesto a explicar a su pequeño todo el proceso de la mejor manera. En Clínica Dental Juan Carlos I, cuenta con un servicio de odontología infantil sin igual, su mejor alternativa.

  1. Realice un juego de roles previos a la cita.

Jugar en casa con su hijo, al dentista, puede ayudar a tranquilizarle, sea usted el dentista y luego permita que su pequeño desempeñe el rol de dentista, esto además de ayudarle a conocer un poco sobre el proceso al que se someterá, le ayudará a tranquilizarle por lo que acudirá más tranquilo a su visita.

Es fundamental que desde pequeño inculque en su hijo la importancia de un adecuado proceso de higiene bucal, así como lo necesario de las visitas al dentista, mientras más pronto lleve a su hijo menos ansioso será todo el proceso.