¿Cuándo es necesario un tratamiento de ortodoncia en niños?

¿Cuándo es necesario un tratamiento de ortodoncia en niños?

A medida que su hijo comienza el proceso de crecimiento las visitas a su dentista le proporcionarán unos dientes saludables,  y blancos, pero mientras los dientes de leche dan paso a los permanentes pueden comenzar a surgir los problemas de ortodoncia.

¿Cuando su hijo debe someterse a un chequeo de ortodoncia?

Parece que hay muchas ideas erróneas acerca de cuándo un niño debe comenzar el trabajo de ortodoncia, los ortodoncista profesionales recomiendan que los niños deban realizarse una evaluación de ortodoncia a los 7 años.

En ese momento, los ortodoncistas pueden detectar problemas con la forma en que crece la mandíbula o los dientes de su hijo.

Signos que su hijo necesita frenillos.

Durante los primero 10 años de su vida su hijo atravesará diversas fases de crecimiento, es precisamente en estos donde se llevará a cabo la fase de formación del rostro y de la cabeza.

Los dientes ubicados en el área superior contribuyen en el desarrollo del maxilar superior, si este llegase a formarse torcido de seguro su hijo comenzará a experimentar problemas de respiración, el primer síntoma será una respiración frecuente por la boca.

Son precisamente la respiración por la boca junto a síntomas menos complejos como ronquidos, ojeras, dientes torcidos señales de que el niño necesita aparatos ortopédicos, es hora de que acuda a un especialista en ortodoncia para que analice la estructura bucal de su hijo.

Otras señales de que su hijo necesita un ortodoncista.

Además de los síntomas ya mencionados, existen otras señales de advertencia de que un niño puede ser candidato para recibir atención de ortodoncia, entre las más comunes se pueden mencionar:

  • Problemas en la perdida de los dientes de leche, ya sea que se lleve a cabo tardíamente o prematuramente.
  • Problemas a la hora de morder o masticar algunos alimentos.
  • Problemas de respiración, en general su hijo respirara mayormente por la boca.
  • Problemas en los dientes, por ejemplo estos crecen apiñados.
  • Mandíbulas atrasadas o adelantadas.
  • Dientes sobresalientes, algo común en los niños que tienden a chuparse el dedo desde muy pequeños.

Son diversas las señales de que su hijo necesita una visita al ortodoncista, pero lo más aconsejable es que acuda a un especialista quien sabrá recomendarle el tratamiento más adecuado para su hijo, recuerde, mientras más temprano trate los problemas de ortodoncia, mejores resultados obtendrá el niño.