Hábitos que evitan la formación del Sarro

Hábitos que evitan la formación del Sarro

El sarro es una enfermedad dental muy frecuente, la causa del sarro es una higiene dental deficiente, falta de cepillado, no usar hilo dental y por supuesto, consumir ciertos alimentos perjudiciales para tus dientes. Pero, por fortuna, es una de esas afecciones bucales que se pueden prevenir.

La  adopción de los hábitos adecuados, te puede ayudar a prevenir el sarro. Si no sabes cuáles son esos hábitos, a continuación te los explicamos.

Acerca del sarro

Antes de que conozcas los hábitos que evitan la formación del sarro, es importante que entiendas las implicaciones de este. El Sarro es esencialmente una masa de color blanco, que se acumula en los dientes como consecuencia de una mala higiene bucal y una mala alimentación.

Cuando no se toman las medidas adecuadas para eliminar el sarro, te haces vulnerable a afecciones como; gingivitis, periodontitis, caries, halitosis, entre otras.

Hábitos que previenen la formación del Sarro

  1. Una técnica de cepillado adecuado

Cuando cepillas tus dientes, con una técnica de cepillado adecuada, eliminas efectivamente los restos de comida que se acumulen en tus dientes. Además de un buen cepillado, complementa con hilo dental, enjuague bucal y no olvides cepillar también la lengua.

  1. Toma agua frecuentemente

Además de ser bueno para mantener tu cuerpo hidratado, tomar agua con mayor frecuencia estimula la producción de saliva en tu boca, y esto es beneficioso para tus dientes.  Esto debido a los increíbles efectos antimicrobianos que tiene tu saliva, que mantiene  tus dientes protegidos.

  1. Consume mayor cantidad de productos lácteos

Los productos lácteos, debido a su alto contenido de calcio, ayudan a fortalecer tus dientes, y a mantenerlos protegidos. Al fortalecer tus dientes, estos mostrarán una mayor resistencia a los microorganismos que se encuentran en la boca.

  1. Comer abundantes frutas y verduras

Comer frutas con alto contenido de fibra te ayuda a segregar saliva, mientras que otras como la manzana, debido a su composición, ayudan a limpiar tus dientes, a eliminar la placa bacteriana, los restos de comida. Cuando no tengas facilidades para cepillarte fuera de casa, puedes comer una manzana.

Por su parte, las verduras como el brócoli, debido a que contiene acido fólico y calcio, también fortalecen tus dientes. Incluye estas frutas y verduras a tu dieta diaria.

  1. Acude al dentista de forma periódica

Los expertos afirman que visitar al dentista al menos cada 6 meses te ayuda a mantener unos dientes saludables. Además de que el dentista te puede orientar a acerca de la mejor técnica de cepillado.

Suma a estos 4 hábitos, una reducción de la ingesta de alimentos azucarados, de esta forma evitarás la acumulación de sarro en los dientes.