Llagas o aftas bucales, cómo deben tratarse

Llagas o aftas bucales, cómo deben tratarse

Las aftas o llagas bucales, son de esas afecciones de la boca que no necesitan de ningún examen médico para ser diagnosticadas. Cuando estas surgen, créenos, lo notarás, bastará con un simple examen visual de tu dentista, o con que notes algo extraño en tu boca para darte cuenta de que tienes llagas bucales.

En general esta afección no es nada grave, las aftas leves no necesitan de tratamientos complejos, pero, en otros casos si necesitarás de la ayuda de un especialista. Ya sean aftas graves o leves, te orientaremos acerca de cuál es la mejor forma de tratarlas, así como sus causas y síntomas.

¿Qué son las aftas o llagas bucales?

Las aftas son ulceras, protuberancias o llagas que surgen en la boca, puede ser en los labios (en la parte interior de estos), o incluso en la lengua. Estás se reconocen por ser protuberancias de color blanquecino, que a su vez están rodeadas de zonas rojas.

Aunque suele confundirse con el herpes labial, es importante que sepas diferenciar ambas afecciones. La diferencia entre el herpes y las aftas es que los primeros, solo surgen fuera de la boca, mientras que las aftas solo brotarán dentro de la boca.

¿Cuáles son las causas de las aftas bucales?

  • Roce de la dentadura con los labios, e incluso las automordeduras.
  • Reacción a medicamentos, pasta de dientes, o algún producto químico.
  • Alergias alimentarias.
  • Sistema inmunitario deprimido o infección.
  • Estrés emocional.
  • Trastornos hormonales.
  • Tabaquismo.

Principales síntomas de las llagas bucales

  • Heridas de color blanquecino.
  • Dolor en la zona afectada.
  • En general son pequeñas, y la zona circundante se enrojece.
  • Fiebre y malestar general, esto solo ocurre en casos extremos.

Tratamiento de las aftas bucales

En general no hay una terapia específica, todo dependerá de la severidad de la afección, pero, los tratamientos para las aftas bucales más implementados son:

  • Productos tópicos como la Benzocaína, Peróxido de hidrógeno y Fluocinonida. Estas no son las únicas opciones, tu dentista o médico de cabecera te puede recomendar las más efectivas.
  • Enjuague bucal que contenga dexametasona, este además de ayudar a reducir el dolor, también disminuye la inflamación.
  • Cuando las aftas son graves suelen recetarse medicamentos con esteroides, pero, esto es solo cuando las alternativas anteriores no surten efecto.
  • Cauterización, en casos en que se presenten complicaciones la cauterización de las aftas es recomendable, el Debacterol permite la cauterización química de las aftas.

No utilices enjuagues con alcohol, ya que solo causarán mayor irritación, y si las aftas no cicatrizan o se hacen más profunda, entonces no dejes de acudir a tu dentista.