¿Por qué el cepillado nocturno es el más importante?

¿Por qué el cepillado nocturno es el más importante?

Los dentistas recomiendan que las personas se cepillen un mínimo de dos veces al día, por un tiempo de dos minutos aproximadamente. En caso de que pertenezcas al grupo de personas que se cepilla después de cada comida, felicidades, pero, procura hacerlo 20 minutos después de comer para mejores resultados.

A propósito de la recurrencia del cepillado, puedes hacerlo 2, 3 o 4 veces, está bien, siempre y cuando uses la técnica de cepillado correcta. Es válido que en ocasiones te saltes un cepillado, pero, procura nunca ir a la cama sin cepillarte, ya que, el cepillado nocturno es el más importante.

¿Por qué el cepillado nocturno es tan importante?

Durante el día, al hablar, tomar líquidos, comer, tu boca está formando saliva constantemente, que tiene un efecto protector de tus dientes ante las bacterias. Pero, en las noches, la producción de saliva disminuye, esto produce una acumulación de mayor cantidad de bacterias.

  • Cuando vas a dormir con los dientes sucios, estas bacterias comenzarán a afectar considerablemente tus dientes, desatando diversidad de enfermedades bucales donde la periodontitis, es una de las más complicadas.
  • Además, cuando no te cepillas en las noches, se acumulará más placa dental, lo que lleva a un deterioro paulatino de tu esmalte dental.

En esencia, con el cepillado nocturno estarás eliminando todo rastro de partículas de alimentos que hayan quedado atrapados en tus dientes, manteniéndolos más protegidos de las bacterias que puedan proliferar durante la noche en tu boca.

Técnica correcta de cepillado

Es importante destacar que, más que cepillarse 3 o 4 veces al día, la clave del proceso es cepillarte adecuadamente. De nada sirve que te cepilles antes de ir a la cama, si no lo hacer de forma correcta, la mejor técnica de cepillado es la siguiente:

  • La mejor forma de cepillar tus dientes y obtener resultados es haciéndolo de arriba abajo, es decir, de forma vertical.
  • Los dientes no solo se cepillan adelante, también debes hacerlo por la parte de atrás.
  • Durante el cepillado, no olvides cepillar la lengua, aquí pueden acumularse muchas bacterias que contrarrestarán todo el cepillado, así que, cepilla tus dientes y lengua.

Finalmente complementa cada una de las sesiones de cepillado con el hilo dental y el enjuague bucal. De esta forma estarás eliminando por completo cualquier partícula de comida y rastro de bacteria que pueda acumularse en tu boca.