Sarro, por qué se produce

Sarro, por qué se produce

Si bien la mayoría de las personas cuidan mucho sus cuerpos y se aseguran de que hagan suficiente ejercicio, no se presta suficiente atención a la higiene oral. Esto implica cuidar sus dientes y encías para asegurar que estén sanos y funcionando de manera óptima.

Los dos problemas principales que pueden ocurrir son la caries dental y la enfermedad de las encías, ambas condiciones se inician por la presencia de sarro o placa en la boca. El sarro se forma como resultado directo de descuidar la higiene oral, es fácil evitar estos problemas evitando la formación de sarro.

¿Qué es el sarro?

El sarro, también conocido como placa, es un recubrimiento que se puede encontrar en los dientes a partir del área de la encía y que recubre la superficie del diente. Esencialmente es una capa pegajosa de diferentes tipos de bacterias que terminarán causando caries y enfermedades de las encías. El tipo exacto de bacterias diferirá de persona a persona.

Si no se elimina, el sarro finalmente se calcificará, lo que quiere decir que se endurecerá en una capa quebradiza. Este sarro endurecido se conoce como cálculo dental.

¿Por qué el sarro perjudicial?

  • El primer aspecto dañino de tener sarro puede ser cosmético, los dientes se manchan y la capa blanca en ellos se ve fea.
  • Sin embargo, el segundo aspecto es más peligroso ya que afecta a la salud, tener una capa de placa en los dientes y las encías significa que son más vulnerables a las enfermedades.

A medida que el sarro crece en la superficie de los dientes, comenzarán a descomponerse y se formarán cavidades en el esmalte, aunque el esmalte es una de las sustancias más fuertes en el cuerpo humano, si la placa no se retira a tiempo, se desarrollarán pequeños agujeros.

Cómo eliminar el sarro.

  • Cepillado: cepillarse los dientes con una pasta dental con fluoruro es una necesidad. Los dentistas recomiendan cepillarse dos veces al día. Los dientes deben cepillarse durante dos minutos, lo que le dará tiempo para limpiar todas las superficies de cada diente.
  • Uso del hilo dental: solo el 40% del sarro se elimina con el cepillado, hay una placa entre los dientes que se elimina con el hilo dental. Los espacios interdentales y las áreas debajo de la línea de las encías se manejan mejor mientras se usa el hilo dental, lo ideal es utilizar hilo dental después de cada comida.
  • Enjuague bucal: use un enjuague bucal regularmente después de las comidas, aún mejor si el enjuague bucal tiene fluoruro. Si ya está luchando contra el sarro, intente que su dentista le recomiende un enjuague bucal antibacteriano.
  • Comer sano: ya que los alimentos ricos en azúcar y almidón son un caldo de cultivo para las bacterias en la boca, trate de evitarlas. Coma alimentos más sanos, como frutas y verduras crudas, que no solo le dan a su cuerpo muchos nutrientes, sino que también ayudan a limpiar los dientes mientras mastica.

Finalmente no olvide los chequeos dentales regulares, la mayoría de las personas evitan ir al dentista hasta que algo no está bien. En su lugar, visite al dentista regularmente cada seis meses, esto asegurará que nada salga mal con sus dientes.