Traumatismo dentario en niños, qué puedes hacer

Traumatismo dentario en niños, qué puedes hacer

Los niños suelen ser propensos a caídas continuas, golpes y demás, esto debido a s inagotable energía que los hace estar todo el día jugando, saltando, corriendo. Pero, en estas caídas y golpes, el niño se hace propenso a lesiones como el traumatismo dentario.

El traumatismo dental puede llevar a la pérdida de la pieza dental, cuando ocurre y el niño pierde un diente de leche los padres se preocupan, sin embargo, cuando se pierde un diente permanente la preocupación es aún mayor.

Debes saber que los traumatismos dentales en niños no siempre conllevan a la pérdida de la pieza dental, en ocasiones generan una pérdida del color del diente, o una fisura dental. En cualquiera de los casos es necesario tomar ciertas medidas como las que se desglosarán en adelante.

¿Qué hacer ante un traumatismo dentario en niños?

El accionar dependerá de qué tipo de diente se ha visto afectado, aunque en ambos casos es necesario tomar cartas en el asunto, si se trata de un diente de leche o un diente permanente, los pasos a seguir son distintos.

Traumatismo dentario en un diente de leche

  • Si ocurre un desplazamiento del diente de leche, no trates de llevarlo a su lugar, lo ideal es que lleves al niño hasta el dentista para que sea el profesional quien te oriente acerca de la mejor forma de actuar.
  • En algunos casos, el golpe recibido en el diente es tal que lleva a que el diente de hunda por completo en la arcada. Es posible que el diente reerupcione, sin embargo un estudio radiográfico es necesario.
  • En caso de fractura del diente de leche, algunas personas tienden a no tomar medidas, pero, de acuerdo al daño, necesita llevar al niño al dentista. Si se trata de solo una fisura quizás no hay problema, pero cuando una buena parte del diente está afectada, el dentista debe chequear la boca del pequeño.

Traumatismo dentario de un diente permanente

Cuando el diente permanente se ha visto afectado, los padres suelen preocuparse aun más. Y es que se trata de los dientes permanentes de sus hijos, cualquier daño en estos puede ser más difícil de resolver, en todo momento la visita del niño al dentista es necesaria.

  • Aunque sea una situación preocupante, debes estar calmado e inspeccionar con detenimiento la boca del niño. Verifique que todas las piezas dentales estén en su sitio, de no ser así, si falta un diente, búscalo, para evitar que sea tragado por el pequeño.
  • Si encuentras el diente, tómalo por la parte de la corona, lávalo con un poco de agua en caso de estar sucio.
  • Coloca el diente en su sitio, con mucho cuidado y pide al niño que haga un poco de presión, mientras acudes al dentista de inmediato.
  • En caso de que no te sientas cómodo con el paso anterior, solo coloca el diente en leche, en suero fisiológico o debajo de la lengua del pequeño. La idea es mantener el diente húmedo para que el dentista lleve a cabo la recolocación del diente permanente.

Es importante que tengas en cuenta que; debes actuar en menos de una hora, no colocar el diente en una servilleta, bolsa o lugar que lo seque y finalmente nunca tomes el diente por la raíz, de lo contrario deberás analizar opciones de implantes para sustituir una pieza dental de tu pequeño.